miércoles, 19 de julio de 2017

El mar y la ciudad



En la mayor ciudad costera andaluza, Málaga, hay un enclave peculiar: Los Baños del Carmen. Algun@s pensamos que en lo que fue un cabo se celebraban cultos fenicios a la diosa Astarté. Para allanar el paso se mordió la montaña y creó un puerto para mandar las enormes piedras que ampliaron el Puerto de Málaga, en tiempos ya modernos. Abandonado el sitio se colmató y convirtió en ciénaga, recuperándose para campo de fútbol del Málaga, para las pistas de tenis más antiguas de la ciudad y para camping después con un arbolado a pié de playa. De sus dos playas (Levante y Poniente) la de Levante está en cuestión. La acción pública anda desde hace décadas queriendo "alicatarla". Plantea echar cientos de miles de toneladas de materiales de fuera sepultando la vida y la memoria del lugar. Para ello quieren mover la línea de la ribera del mar de donde se situó en el deslinde de 1920. En aquél momento se consideró que el mar afectaba hasta donde está el muro trasero que separa el recinto de la calle, el mar de la ciudad. Ahora quieren crecer la ciudad aplastando al mar. Una lengua de pavimento que iguale el acerado que hay a ambos lados del sitio, que cierre el cerco. La homogeneización como método (caro). El mar contrarrestará lanzando su empuje en forma de temporales. Los expertos contratados por el Gobierno Central nos dan la razón en que el mar inundará lo que pretenden hacer de loza. La Ley recoje que ha de ser ribera del mar lo que es inundable y tiene arena suelta. Seguimos batallándolo ante los tribunales y cara a la opinión pública. Un gran trabajo de las compañeras y compañeros de Ecologistas en Acción.

domingo, 12 de marzo de 2017

Brexit con butifarra

(esto es la traslación al Brexit del texto que enlazo al final, originario sobre el sentimiento en Cataluña allá tan pronto como en 2012)

Atribución: Basquetteur (Wikipedia)
Si la integridad moral de la Unión Europea dependiera de los argumentos con que la plutocracia de sus capitales maquina los nuevos escenarios que se avecinan, ya podrían los súbditos y súbditas del actual Reino Unido que abogan por una desconexión ir sirviéndose unas pintas de cerveza porque la escabechina vendrá dolorosa. Nadie en la escena mediática da remotamente razones para sugerir que un Reino Unido desconectado de la Unión Europea pudiera ser imposible por inviable.
Desde el contiente estamos afrontando este brete de separación con una absoluta falta de sentimentalidad. Si se te está yendo tu pareja, aunque ésta se caracterice por la flema, no es tampoco cosa de quedarte impasible como si sin ella fueramos a vivir mucho mejor.
Ni siquiera se dan argumentos ‘expulsivos’: lo que quedara del Reino Unido fuera de la Unión Europea y del euro, ni se cuestiona que permanecería en la OTAN, y a un mismo nivel de importancia, en la liga de campeones de fútbol masculino. En cuanto al dinerito, varias capitales continentales se frotan las manos intentando que les quede bien el traje de noche de una "city financiera". Una Unión Europea sin poder nuclear militar más allá del francés, y éste en vísperas de una posible trumpización frexitista, no resuena como una continuidad muy hegemónica. ¿Qué sería de un "viejo mundo" sin pan y circo unificado y gladiadores de piernas musculosas que se casan con chicas picantes?
Tampoco se oyen argumentos ‘ruinosos’: Las partes desconectantes de las Islas dan por descontada su viabilidad como Estado pese a un momento como este, de grave crisis económica primermundial y también transatlántica, y se cuenta con su supervivencia como se sobrevivió a Hitler. Sin este protoestado continental europeo surgido de los escombros de guerras y de anexiones dramáticas, los pueblos de las Islas del Reino Unido mantienen su normalidad cotidiana en su derecho no escrito.
En definitiva: que si los pueblos del actual Reino Unido acaban siguendo dentro de la Unión Europea no será gracias ni a los dineritos, ni al poder nuclear militar ni al consagrado estilo balompédico, sino a que la Unión Europea se manifieste milagrosamente como algo digno a lo que pertenecer. Las vallas impiden el acceso universal necesitado alrededor de Calais, no podemos acceder según como a la metropoli, algo parecido a ese otro muro que puso el imperio romano dibujando Escocia.
Aunque en el contiente no nos manifestemos sobre ello, los pueblos del actual Reino Unido serán lo que ellos quieran. ¿Y el resto del nor-occidente viejomundista? ¿Qué queremos? Yo hablo por mí, y por otros que sé que piensan como yo. Y mi postura es casi suplicante: ¡amigas y amigos súbditos del actual Reino Unido, no os vayáis, no nos dejéis sol@s! Frente a la chulería con la que las instituciones nacionales y comunitarias despachan las aspiraciones ciudadanas con un “déjalos, que se manifiesten, que ya se cansarán”, yo prefiero aferrarme a vuestro ejemplo y os pido: no os vayáis, no nos dejéis sol@s.
Porque si para algunos es impensable una Europa sin el actual Reino Unido, yo tengo suficiente imaginación para hacerme a la idea, y me aterra una Europa sin Inglaterra y sin Gales, que en es posible que otros se queden atrás. ¿Se lo imaginan, una Europa sin las variaciones anglosajonas, una Europa reconcentrada en su franco-prusianidad?
En una Europa sin personas inglesas ni galesas, las que quedásemos tocaríamos a más en todo, por ser menos para repartir: nos tocaría por cabeza más provincianismo, más aplicación acrítica de las ortodoxias, más jerarquización mental, más búnker, más humor soso, más catolicismo corrupto; más de todo per cápita. Sí, ya sé que también en el actual Reino Unido hay crisis, derecha rancia, obispos, corrupción y gran capital, pero sospecho que en el reparto del ajuar común saldríamos perdiendo los que estamos a este lado del Canal de la Mancha; y lo mismo valdría para los Países Bajos.
Sería además una Unión Europea herida, humillada, lo que hincharía aún más el nacionalismo eurocéntrico -que también existe aunque los que se dicen globalizacionistas nunca lo reconozcan-; ese mismo nacionalismo que con sus sosería y sus patosidades es desde hace años el mayor fabricante de desconexionistas en Inglaterra y Gales.
Asumo que en el actual Reino Unido hay un número importante de desconexionistas convencidas que querrían llegar hasta el final -y entre ellas no figura May, que está a otra cosa, ni tampoco el Partido Conservador "Tory"-. Pero estoy seguro de que la mayoría de súbditas y súbditos del actual Reino Unido no quiere salir de Unión Europea: quiere salir de esta Unión Europea, que no es lo mismo. Pero es que de esta Unión Europea somos much@s l@s que queremos salir, sin tener la posibilidad de empoderarnos. De esta Unión Europea fallida, donde no queda ya principio moral que no esté en crisis, y donde caminamos con paso firme hacia el autoecocidio.
Por eso digo: amig@s británic@s, no os vayáis, no nos dejéis solos, quedaos con nosotr@s y cambiemos junt@s esta Unión Europea, construyamos otra donde ni vosotr@s ni los demás nos sintamos incómod@s, una Unión Europea que tenga decencia y en la que no tengamos más motivos para vomitar o avergonzarnos de los que tienen l@s habitantes de otras hegemonías. Una Unión Europea que ya no podrá ser plutócrata, ni tampoco tecnócrata, porque el proyecto napoleónico hace agua por demasiados sitios. Matrística, biorregional, son palabras que todavía imponen; pero más nos valdría tomarnos en serio esa incomodidad de ingles@s y gales@s y de tantos europe@s, y apostar por salir de la crisis desechando todo lo fallido para construir de nuevo, antes de que se nos caiga encima.
-Salvador Espada, sobre un texto de Isaac Rosa